Si dispones de un día para recorrer Pamplona, te proponemos un recorrido para conocer lo imprescindible.

Comenzamos junto a la plaza de toros, dónde podemos ver el busto de Hemingway, premio Nobel que hizo mundialmente famosas las fiestas de San Fermín.

Continuamos por el casco antiguo, con un paseo por la Ronda del Obispo Barbazán, descubriendo parte del conjunto amurallado de la ciudad.

En dirección a la catedral se ubica uno de los rincones más pintorescos, el Rincón del Caballo Blanco, con buen tiempo es muy agradable la opción de tomar algo en la terraza que allí se ubica.

Nos acercamos a la Catedral de Santa María, construida entre los siglos XII y XV, con una fachada neoclásica y uno de los claustros góticos más bellos de Europa. En su interior podemos apreciar la exposición ”Occidens”, un viaje experimental a las distintas etapas de nuestra historia.

A escasos metros encontramos el Museo de Navarra que recoge  el arte e historia de Navarra desde la Prehistoria hasta nuestros días.

Continuamos por la cuesta de Santo Domingo, inicio del recorrido del encierro y dónde podemos apreciar la hornacina con la imagen de San Fermín. Continuamos por la plaza consistorial para admirar la bella y colorista fachada del Ayuntamiento que combina los estilos barroco y neoclásico. Desde aquí puedes continuar el recorrido del encierro de San Fermín hacia la calle Estafeta.

Se acerca la hora de comer y por todo el casco antiguo encontrarás bares y restaurantes que te ofrecerán una gran variación de pinchos, cocina tradicional y de autor.

Ya por la tarde puedes conocer algunos de los parques de la ciudad. Podrás elegir entre el afrancesado parque de la Taconera, el romántico parque de la Media Luna; el de la Ciudadela, dentro de una fortaleza militar del siglo XVI o el parque japonés de Yamaguchi.

Y si te gusta el arte puedes acercarte al Museo de la Universidad de Navarra , ubicado fuera del centro de la ciudad. Diseñado por Rafael Moneo, alberga una colección de arte de autores como PicassoTàpies o Kandinsky.