Su situación fronteriza, hizo que los sucesivos reyes medievales se consagraran a la construcción de plazas-fortaleza, recintos amurallados, atalayas y castillos.

De norte a sur y de este a oeste, Navarra desplegó su defensa a base de fosos, matacanes, saeteras, garitas y puentes levadizos.

La Ruta de los Castillos y Fortalezas de Navarra propone un total de 4 recorridos ordenados de norte a sur de la región, integrados por 19 hitos de distintas tipologías, épocas y estilos.

Ruta de los Pirineos: Castillo de Amair, Casa Torre de Donamaría, Palacio de Irurita.

Ruta de la cuenca de Pamplona: Castillo de Tiebas, Recinto amurallado abaluartado y Ciudadela de Pamplona

La zona media: Torre palaciana de Olcoz, Castillo-Palacio de los Reyes de Navarra de Olite, Cerco amurallado de Artajona, Castillo de Javier,  Iglesia-Fortaleza de Ujué

La Ribera: Castillo de Marcilla, Castillo de Cortes, Torre de Monreal de Tudela, Recinto amurallado del despoblado de Rada